Seguidores

martes, 18 de noviembre de 2014


Es rico quien vive en paz con Dios




Es Rico quien disfruta lo poco o mucho que tiene y es más rico aún quien se convence del escaso valor de unas cuantas pertenencias superfluas. Es Rico quien no envidia lo que tienen los demás, ni se deja dominar por los celos. Es Rico quien disfruta de su trabajo y de su oficio cotidiano. Es Rico quien se encuentra a gusto dentro de las paredes de su hogar y quiere a las personas con quienes convive. Es Rico quien aprecia lo que ha conseguido con su esfuerzo y estima también los éxitos de los demás. Es Rico quien sabe competir con altura y sin engaños con los demás. Es Rico quien sabe que en su trabajo y negocios es mejor un compañero que un rival y que tender una mano a quien lo necesita no es una molestia sino una íntima satisfacción. Es Rico quien cada mañana puede agradecer a Dios la vida, el sol, la lluvia y adentrarse en el nuevo día con el optimismo capaz de superar los contratiempos y molestias de su jornada habitual. Es Rico quien acepta el tráfago inevitable de la ciudad moderna y sabe controlar la paz y la calma en la naturaleza, en la belleza, en el silencio del campo. Es Rico quien ha aprendido que «hay más dicha en el dar que en el recibir. (Hch. 20.25) y lo practica en su vida. Es muy Rico quien disfruta de una conciencia tranquila, haciendo bien a todos y sin que nunca haya pensando siquiera en aprovecharse de alguien para medrar él mismo. Es Rico sobre manera quien vive en paz con Dios. disfruta de esta vida tan hermosa, pero sabe que es efímera y que después de ella lo esperan los brazos abiertos de un Padre Bondadoso en los cielos. Jiménez Cadena S J.