Seguidores

sábado, 17 de mayo de 2014


¿Desesperado?

«Quiero desaparecer de este mundo que no entiendo. Los amo». Este fue el último mensaje que Alberto dejó a sus padres. ¡Desgraciadamente éste es un suceso demasiado frecuente en nuestros días, lo cual revela el profundo malestar de nuestra sociedad!
En Francia, el suicidio es la primera causa de mortalidad de los jóvenes entre 25 y 34 años, y la segunda en los adolescentes, después de los accidentes. ¿Por qué miles de jóvenes sienten ese malestar?
Algunos lo dicen: «Estoy decepcionado de la vida»… «No hay futuro»… «Estoy harto de todo»… ¡Cuántos no soportan más los conflictos, el divorcio, las dificultades ligadas a las crisis familiares, el pánico al desempleo! Algunos cargan un gran peso de culpabilidad debido a un comportamiento desenfrenado. A menudo a esto le sigue un verdadero sentimiento de repugnancia por la vida, lo cual a veces da como resultado la decisión de acabar con ella.
Amigo lector, si está sumergido en tan grande desesperación, quiero decirle que hay alguien que lo entiende y puede ayudarle a salir de ese miserable estado. Dios lo conoce y lo ama. Le dio la vida para que usted pueda conocerle y recibir, mediante la fe en Jesús, la vida eterna. Mientras usted viva y tenga conciencia, tiene la oportunidad de volverse a Dios.
Jesús nos amó hasta dar su vida por nosotros (Romanos 5:8). Hoy Jesús se presenta como el Salvador para todo hombre, sea quien sea, haga lo que haga. ¡Sí! Dios desea “que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4).

No hay comentarios: